¡Bigotes everywhere!

Cuando yo era chica, hace muchos, muchos años, hubo una campaña que se llamaba “Pasa la Mary” o algo así. Básicamente era una serie de spots publicitarios en los que sólo se decía esa frase que duraron por lo menos un mes en la tele. ¡Nadie sabía qué era! Bueno, nadie se moría por saber, tampoco, pero hasta el más incrédulo tenía por lo menos algo de curiosidad por la tal Mary. De hecho, ni se entendía muy bien la frase esa de “Pasa la Mary” porque la decían muy rápido, así que yo recuerdo que parte de mi curiosidad incluía qué diablos estaban diciendo. En fin.

Finalmente, cuando se supo qué era, fue bastante triste: el producto resultó ser una especie de escoba con pala/recogedor (elija usted el término de su preferencia) todo-en-uno que se llamaba Mary. Se podrán imaginar las reacciones. “¿¡¿Tanto para eso?!?”… Pero los publicistas que inventaron esa campaña lograron su cometido número uno: intrigar. ¡Respecto a una escoba! La verdad, da para sacarse el sombrero, aunque no sé cuántas de esas cosas habrán vendido finalmente.

Disclaimer para quien quiera buscarle significado a esta entrada de mi blog: El bigote de este video no tiene absolutamente nada que ver con ningún implemento de limpieza. Equisdé.