Hoy en “Domingos domésticos”

Bueno, no, en realidad no fue taaaan doméstico el día. Hasta salí y vi gente y todo, pero no fue un día demasiado lleno de emociones extremas tampoco. El sueño me llama. ¡Buenas noches!