Las labores interminables de una webmaster

Y eso que yo no lo soy. ¡No me quiero imaginar lo que sería mi vida si yo realmente diseñara y escribiera el código de mis sitios web! Pero hasta armar el contenido es trabajo.

Resulta que el día de hoy, después de un par de semanas de estarlo considerando, tomé la decisión de comprar un tema premium de WordPress (ya hemos hablado de esto) para mi otro sitio, el “serio” (dicho entre comillas porque, la verdad, ser seria ni me sale ni me interesa). Estoy hablando de emiliabadaracco.com, para el cual tengo muchos planes que espero se consoliden este año pero nada concreto ahora mismo. Por eso me estaba esperando, pero como eso de esperarme para hacer las cosas siempre parece una buena idea y termina siendo la peor decisión de todas (o sea, una no-decisión), esta vez me rebelé contra mis instintos pasivos gracias a Lluvia que es buenísima con el látigo (gracias, Lluvia).

Así que andaremos en construcción por allá… espero que sólo por unas horas o un máximo de un día.