Lo que estoy leyendo (I)

The Wheel weaves as the Wheel wills.
“The Wheel weaves as the Wheel wills.”

Uno de mis “hobbies” es leer novelas de fantasía. Mientras más largas sean las series, mejor.

En este momento estoy releyendo una serie de 14 novelas llamada The Wheel of Time, escrita por Robert Jordan. El señor falleció hace unos años, dejando su serie sin terminar, y su esposa (que era su editora) invitó a otro autor a terminarla basándose en las notas que había dejado su marido. Sus ayudantes también participaron en el proceso… En fin, toda una cosa muy linda y dedicada para los fans que, como yo, no querían quedarse sin saber en qué iba a terminar una historia tan épica como ésta. Gracias, familia Jordan.

Hace poco conseguí el último libro, el número 14, que salió el año pasado, pero en lugar de leerlo directamente decidí leerlos todos otra vez para recordar bien quién era quién. Hay demasiados personajes, muchos de ellos con nombres similares e inventados, y como los capítulos están escritos desde distintos puntos de vista habría sido imposible seguir la historia si no.

Por si a alguien le interesa, ésta puede ser una serie de libros muy interesante para quien disfruta de las sagas como yo. Siempre están pasando cosas, hay algo de política, magia, las relaciones interpersonales son importantes, los giros que da la historia no son siempre predecibles, la bondad y la maldad no son TAN obvias como podrían serlo teniendo en cuenta de que esa es la base del argumento en sí, y lo mejor de todo: la acción y la introspección son más importantes que las descripciones de los lugares. ¡Sí! Ese es el tipo de fantasía que me gusta, la no Tolkieniana. A Mister Jordan caaaaaaaasi se le puede perdonar que sus mujeres sean una caricatura mal hecha la mayoría del tiempo sólo por eso.

Obviamente no estoy tratando de convencer a nadie de que lea estos libros (ni podría, ni debería), pero quería compartir esta actividad que llevo haciendo desde octubre. Voy por el libro 8. Probablemente vuelva a escribir sobre ésto en algún momento. ¡Ya veremos!