Shai, el gatito

Gatito del terror
Shai Bigotes
Cualquier gato es amo y señor de cualquier silla, obviamente. Pero permítaseme dirigir su atención a los bigotes de este gatito, estimado lector. Se ven como dobladitos, ¿verdad?

La palabra correcta es quemados. Se lo hizo él solo, al intentar robar comida que estaba siendo hecha en la cocina. Sí. El horror. Con ustedes, Shai: un gato que intenta robar comida pero no lo logra y se quema los bigotes.