Como que recién son las 10?

Y entonces, se comprobó el día de hoy que no hace falta tener un día físicamente ajetreado para sentir como que te paso un tren por encima. A veces solo el recuerdo de una experiencia pseudo traumática, preocupaciones financieras y un trabajo de mastering simple puede dejar a la Ankari promedio hecha una piltrafa.