De cansancio y WordPress

Tal vez piense usted, estimado lector, que es fácil esto de escribir cualquier tontería todos los días, pero eso no es cierto. De hecho, el día de ayer no escribí nada porque estuve trabajando en mi puntocom y, quién sabe por qué razón, se me cruzaron los cables respecto a no haber hecho nada en este rincón del internet. Entre eso y el nivel de nervios que estaba manejando por cuestiones de pagos de trabajo ya hecho y demás, bueno, digamos que no ha sido mi mejor inicio de semana.

Otra de las fantásticas conclusiones (fantásticas porque no me cabe la menor duda de que estas ideas se quedarán por siempre en mi fantasía) a las que he llegado ha sido que, si WordPress tuviera la opción de cambiar los colores de su dashboard, estas cosas no me pasarían. Diría algo así como “Oh, me pasé todo el día trabajando en mi sitio web verde, ¡ahora me falta el azul!”. ¡Así que ya saben, gente de WordPress! ¡Colorcitos, ya!